Wednesday, June 24, 2009

2 x 1

Estoy cursando clases de verano. No tengo muchas ganas de estar ahí así que tuve que inventarme algo que me mantenga entretenida sin levantar sospechas de mi distracción.

Así que haciéndome la que escuchaba, asintiendo de vez en cuanto, escribiendo garabatos en el cuaderno (hay que desimular, vio), me puse a mirarle los zapatos a la profesora. Sí, zapatos negros, ambos dos. Sí, de puntera redondeada. De taco chino. Suecos, los dos. Pero hete aquí lo siguiente: la suela (no el taco) del izquierdo era levemente más alta que la del derecho. Por un segundo pensé "tal vez sea un poco renga y tiene zapatos con diferente taco para emparejar el asunto." Pero esa idea quedó descartada al momento, cuando vi que la puntera del zapato derecho estaba notablemente más gastada que la del izquierdo, y que el izquierdo tenía una costura blanca que no alcanzaba a ver en el zapato derecho. Así fue que me entregué de lleno a la proeza de desenmarañar el misterioso caso de los zapatos de la profesora. Pasaron las horas (la clase dura 5) y descubrí que, efectivamente, el zapato derecho tenía una costura blanca que el izquierdo no; que cuando cruzaba las piernas y se le remangaba el pantalón se veía que el taco del zapato derecho formaba una línea convexa, mientras que el taco del zapato izquierdo era cóncavo (quienes saben de tacos chinos y de cavidades saben de qué hablo); y también, después de un prolongado escrutinio noté que uno tenía un arco más marcado que el otro. El ápice de mis descubrimientos zapateriles ocurrió 30 minutos antes de finalizar la clase, cuando mis sospechas estaban casi tan materializadas que daba por sentada mi victoria. Sí, señores: la profesora se sentó, dejando expuestos sus tobillos. Y la desnuda verdad de sus suecos. Y mentalmente canté victoria y me sentí realizada por haber llegado a la culminación de mis andanzas mentales con zapatos ajenos. Y sonreí mentalmente, tal vez un poco con los labios, también; pero al segundo mi sonrisa mental se opacó: "La profesora tiene un zapato de cada par, y? cuál hay?"

8 guánder pípol séid...:

Shaggy said...

No entendí... jaajaja que cuadrado... quisiste decir que la prfesora tenía DOS pares de zapato (supongamos en su casa) y estaba usando un zapato de cada par y que eran LEVEMENTE diferentes?

Aclarame esto porque leí 3 veces la entrada y sigue sin quedarme claro :P

Plis...

Guánder Guóman! said...

Claro! La tipa se puso un zapato de cada par. Pero son modelos parecidos (ambos pares son suecos, ambos de taco chino, ambos negros).

Shaggy said...

Bien, no me siento tan idiota.

Vicky said...

Escribis muuy lindo, se me re paso el tiempo leyendo tu blog. Bastante entretenido, esta bueno eso de poder atrapar, o capaz yo soy chusma. Opto por las dos. Espero que algun dia te puedas pasar por mi blog, soy viicky007 del forro ;)

Zeithgeist said...

jodido!
Ahi nomas le hubieras alzado la mano para preguntarle algo sobre armonia y simetria o algo asi.

fians4k said...

Si mal no recuerdo, la última vez que hice algo similar en clase la profesora se dió cuenta y me rajó de la clase. Claro, no lo voy a negar, estabamos con una compañera dele hacer chistes en voz baja acerca de sus zapatos y de su vestimenta en general.

Ahora que lo pienso... pobre profesora, se debe haber sentido como las víctimas del fashion-police de los diferentes red-carpet.

Guánder Guóman! said...

No, yo eso no lo puedo hacer porque mis compañeros acá son todos botones y realmente quieren y admiran a nuestros profesores.

ViVy said...

que feo eso...
todos los dias cuando salgo, asi, como quien no quiere la cosa, me miro los pies.
tengo terror de que mi repetido sueño de que salgo a la calle con las pantuflas un dia se me haga realidad...