Monday, July 20, 2009

El coso

El "mate automático"... para los verdaderos amantes del mate no hay nada más aberrante que este engendro producto de la modernidad que hace de nuestras experiencias materas un verdadero disgusto, porque a la segunda cebada (si es que la cebada como tal existe, porque en esta clase de mates no existe la cebada tradicional -manual- y por ende la imagen del cebador desaparece en la noche de los tiempos) el mate ya está lavado, lo cual redunda en una ronda interrupida por sucesivos "acomodos" de mate, agregando yerba nueva... y ni hablar de las emergencias intestinales y sus consabidas sinfonías peristálticas -similares en melodía a las que preceden los guisos de porotos-. El mate automático es uno de esos cosos que nos hace preguntarnos quién fue el de la mala idea de desvirtuar nuestra benemérita tradición.

Aparte... la bombilla de plástico, que después de unos meses termina toda masticada cual juguete de can, es un insulto a la histórica bombilla metálica, esa que se calienta con facilidad como algunas mujeres de dudosa reputación (tal cual dice el refrán). Y siendo el termo del mate automático un receptáculo de plástico (o de telgopor en el peor de los casos), es corta la vida del agua caliente.

Y ni hablar... no, no! Ni hablar de la duración de la chupada! Cuándo se acaba tu chupada y cuándo tenes que pasar el coso al bebedor siguiente? Es una chupada? Son dos? Chupás ad eternum hasta saciar tu sed matera, o hasta que alguien te codea y te dice "eh, pasa el mate" (acompañanado la frase con algún epíteto no del todo afable). Y qué pasa con la saliva de los consumidores del mentado coso? Porque... sí, está claro que sorbemos el agua, pero de acuerdo a la ley de la física que establece que todo lo que sube tiene que bajar (léase: el agua del mate, por medio de la bombilla), cuando el líquido en cuestión baja volviendo al termo, no baja en su estado puro, sino que baja con saliva. A diferencia del mate tradicional del cual sorbemos el agua y en la última chupada (la que produce el ruidito final, borboteos de agua y aire) bebemos nuestras propias excreciones bucales; en el mate automático, al no haber una sorbo final, dichas excreciones quedan en el termo y otro bebedor de la ronda habrá de ingerirlas. Y en las sucesivas pasadas del coso al bebedor siguiente el agua tomará una consistencia progresivamente más viscosa de la cual no tenemos conocimiento, por no verla.

Redondeando: quien invento el mate automático, sin dudas lo hizo en planes de boicotear nuestro acerbo cultural. Tal vez quien lo inventó fue un gringo... el mismo que pretende infiltrarse en nuestro país para robarnos la receta secreta del dulce de leche.



Este texto se lo mandé una vez al blog de Podeti, Yo Contra el Mundo, para que lo publicara en su Enciclopedia del Coso. Como nunca lo publicó, lo pongo en mi propio blog :D

6 guánder pípol séid...:

fians4k said...

Adhiero completamente, esa aberración debería desaparecer eternamente de las mentes, corazones y supermercados chinos de dudosa reputación que pululan entre los habitantes de este país primermundista.

eMe said...

Ey! Era muy publicable este texto... Podeti se lo perdió. JAJA.

Igualmente... con sólo pensar en un mate interminable que pasa de boca en boca, lleno de saliva, sin que haya un cebador designado como correponde y las peleas de azúcaroedulcorante y tantos etcéteras que trae consigo un MATE... me alcanza y me sobra para tener razones y no consumir, Jamás! una cosa como ésta...
Gracias por el aviso Guánder. ;)

ViVy said...

como enferma del mate coincido en que es una "caquita"...
pero lamentablemente es "caquita" me saco de apuro cuando trabajaba en lugares en donde "no quedaba bien" tomar mate como corresponde.
ahora gracias a todos los dioses estoy en un lugar donde si se puede matear bien y , es otra cosa viste?

Guánder Guóman! said...

Fians4k -- quién lo habrá inventado, me pregunto?

eMe -- Y bueh, problema de Podeti. Jajaja! Tengo más, pero cuando me rechazó este no le mandé ningún otro.

ViVy -- es cierto, sacan de un apuro; tal vez cuando tomás mate solo pueden llegar a zafar, pero cuando tenés que tomar mate con otros... ay...

Shaggy said...

Vamos por partes:

1.- El/La que inventó esa "cosa", sea un/a boicoteador/a del ritual matero, se llenó de guita, porque hace unos años atrás, todo el mundo tenía o quería uno (me incluyo)

2.- Segundo, tu explicación de la saliva y el agua, me dio mucho asco, pero asi y todo es 100% VERDAD!

3.- Lo conocía como: Mate 2000 o Mate mágico yo, y mas que para "cebar" mate, es para que muchos tomen: MATECOCIDO.

He dicho

La radio esta re buena!

Guánder Guóman! said...

1) eso fue lo que dije; sólo que o nunca quise uno.

2) es lo que hay... incluso con el mate tradicional cuando los individuos mateantes (?) no hacen el ruidito correspondiente antes de devolverle el mate al cebador.

3) Yo lo conocía como Matermo o Mate Automático.