Sunday, November 15, 2009

Garfield

Siempre fui de esas personas que les gustan empezar una nueva semana. En ese sentido, nunca padecí el "síndrome de Garfield" de querer dormir y saltear el lunes, y empezar la semana el martes. Sin embargo, últimamente (digamos... desde hace como un mes), estoy ODIANDO los lunes. No hay palabras para expresar cuánto. No quiero levantarme, no quiero ir a clase, no quiero ver a mis profesoras, no queiro tener que asomar la nariz afuera, no quiero tener que salir a lidiar con la rutina y con todo el mundo. No quiero. Quiero dormir... y que la locura de este trimestre de clase se pase pronto. Sé que no es mucho, que en Argentina me requerían mucho más... pero en Argentina no tenía esposo, ni hija, ni una casa que limpiar, ni comida que cocinar. Esto de ser madre, trabajadora y estudiante es un garrón y medio.

3 guánder pípol séid...:

flo said...

El odio a los Lunes era cuando estaba en el secundario, pero ahora detesto los domingos porque son demasiado aburridos.
Pero igual te entiendo completamente, exceptuando lo de estar casada, con hijos y el vivir en el exterior.
Pero estudio así que odio casi todos los días de semanas excepto el viernes que no tengo clases jeje.

Che.. me encanta tu firma, grande Guander!

~nOe~ said...

yo odio los viernes. :(

Guander Guoman said...

Bueh, cosa rara: después de hacer catarsis acá con esta entrada, me levanté el lunes re pila.

Rarísimo.