Friday, March 18, 2011

Me rindo.

Tal vez después de cinco años de casada, cinco cumpleaños como mujer casada, cinco navidades, cinco aniversarios y cuatro días de la madre, sea hora de rendirme y aceptar un electrodoméstico como regalo.

Desde que me casé me convertí a la idea de que un electrodoméstico de regalo para la mujer, a menos que sea para un casamiento, exclama a viva voz la idea retrógrada "andá a la cocina que es donde debés estar!" y me rehúso a pensar así, y me resisto a que la cocina sea mi lugar en la casa. Soy buena cocinera y cocinar para mí ni pincha ni corta, ni me gusta ni no me gusta; odio tener que cocinar cuando estoy ocupada, pero cuando tengo tiempo libre es un lindo hobbie. Siempre voy a preferir otros hobbies a cocinar, de cualquier manera.

El punto es que hoy, después de batir merengues a mano por 15 minutos, se me ocurrió que tal vez no haga daño que me regalen una batidora para mi cumpleaños número 30.

4 guánder pípol séid...:

Now Irina said...

lo más lindo de la cocina, no es cocinar porque nos toca y porque sea nuestro lugar (no lo es, nuestro lugar esta haciendo rular el mundo), si no experimentar.... y si se puede hacer de forma compartida con nuestros compañeros mucho mejor!!!

Guander Guoman said...

Cierto, cierto! Como dije, es un lindo pasatiempo... pero recibir un electrodoméstico de regalo? Mmmh...

ViVy said...

no recuerdo q me hayan regalado un electrodomestico.
pedir una pava electrica vale?, xq eso si lo pedi y me lo regalaron. no como regalo de cumpleaños.
no soy LAAAAAAAAA COCINEEEEERA, si pudiera evitarlo, lo haria. hago lo basico, pero xq llego cansada y sin ganas.

Guander Guoman said...

A mí mis suegros una vez estuvieron a punto de regalarme una Kitchen Aid, pero no la quise y preferí otro regalo. En realidad es el amague de regalo recurrente; me lo ofrecieron un par de veces, otro par de veces el gringou se lo reclamó como ese regalo de bodas que nunca nos dieron... y bueh, siempre les dije que no quería electrodomésticos de regalo. Pero la verdad estoy considerándolo seriamente; que batir claras para los merengues, que batir claras para la mousse de chocolate, que batir la torta... al final del día terminás con el brazo a la miseria. Hacer galletitas de chip de chocolate ni hablar!

Así que bueh, todo un tema.