Tuesday, March 1, 2011

The Roaring Twenties

Empezó marzo. Empezó el último mes de mi veintena de vida. Empieza el año de mi treintena. Miro atrás y no tengo de qué quejarme: logré metas que siempre anhelé alcanzar durante mis veintes (casarme, recibirme, ser mamá, vivir un poco, conocer lugares y gente, enamorarme, ser feliz) y cosas que ni me imaginaba que iba a hacer más ni en mis sueños (vivir en otro país, hacer una maestría, hablar inglés fluidamente, aprender otros idiomas). No miro atrás con rencor; los veintes me dieron lo que siempre quise y más.

Estoy feliz de cumplir treinta con la satisfacción de haber logrado lo que quería, y de estar en el proceso de perfeccionar mi arte de vivir.

Pero nunca falta ese sentimiento loco que te salta de por allá, ese rincón nostálgico de la mente que te recuerda que aunque te sientas joven y realizada, ya no sos una piba, la vida no es la misma que era cuando tenías 20, y nunca nada va a volver a ser como entonces. Sé que ese sentimiento está latente por ahí, no sé dónde.

Aunque esté feliz de cumplir treinta, la posibilidad de que sentimiento de vejez me venga el día menos esperado, me aterroriza.


7 guánder pípol séid...:

Leo said...

Bienvenida a mi mundo

Guander Guoman said...

Sí, hace un rato entré a tu blog y me di cuenta del título. :)

No le tengo miedo a cumplir 30, pero a veces pinta el viejazo. Juas.

Vicky said...

Y acaso no es algo bueno que la vida no sea la misma que cuando tenías veinte? Tal vez sea una cuestión de que es diferente, pero diferente puede ser mucho mejor :D

Guander Guoman said...

Por supuesto que "diferente" no quiere decir "malo". Creo que lo que me tengo por delante va a ser muy bueno, sin embargo los años vienen y con los años se van muchas cosas y las empezás a extrañar. ;) Ya vas a ver.

ViVy said...

Tengo 38, a 6 meses de los 39
No tengo titulo.
Jamas sali del continente.
Uruguay-Argentina, Argentina-Uruguay.
Lo mas lejos en Argentina: Mar del Plata
Lo as lejos en Uruguay: Punta del Este.
No me case. Convivo hace 6 años.
No he tenido hijos.
No tengo titulo, salvo el de Perito Mercantil logrado con todo en contra.
Quedate tranquila, no duelen.

ViVy said...

Alguna novedad de lo tuyo?
Algun llamado o un mail?

Guander Guoman said...

1) Supongo que es una cuestión de actitud. Si no me hubiera casado con mi esposo muchas de las cosas que viví durante los 20 no las habría logrado (enamorarme, casarme, ser mamá, irme a otro lado, conocer otros lugares, hablar inglés fluidamente, hacer una maestría, etc). Fue un supercombo. Jajaja! Pero creo que si no lo hubiera conocido, habría sido feliz igual. No hay un solo camino a la felicidad; yo encontré uno de los tantos y no puedo quejarme! Es por eso que estoy contenta de estar a punto de caerme de los 20 y pico: porque encontré MI felicidad. Conociéndome, si no me hubiera casado antes de los 30 me habría sentido un fracaso. Siempre fui una Susanita.

2) No sé de qué me estás hablando... Mmmmh...