Tuesday, August 5, 2008

Cuentos de terror para dormir a su niño.

Resulta que el otro día compré un libro gordo en español con clásicos infantiles (entiéndase: hermanos Grimm), con una compilación de Caperucita Roja, El Patito Feo (no la serie de TV), Cenicienta, Blancanieves y los Siete Enanitos, Pedro y el Guisante Mágico, Hansel y Gretel, Ricitos de Oro, etecé, etecé, etecé. Cada noche antes de que mi hija (de 21 meses) se vaya a dormir, le cuento uno de estos cuentos.

Y yo de chica recuerdo haber leído estos cuentos y recuerdo haber sido transportada a un mundo mágico, lleno de aventuras, de experiencias locas, de fantasía. Pero ahora que pasaron 20 años me encuentro con que estos cuentos en realidad son terribles historias de terror. Les resumo un par para que saquen sus propias conclusiones:

Hansel y Gretel pertenecían a una familia muy pobre; su madrastra le mete en la cabeza al padre de los chicos que lo mejor sería abandonarlos en un bosque porque no tenían con qué alimentarlos. Los internan en el bosque, marcan el camino con migas de pan, se las comen los pajaritos, y entre pitos y flautas terminan en lo de la bruja que mete a Hansel en una jaula para engordarlo. La vieja un día prende el horno y le pide a Gretel que se fije si está pronto; Gretel le dice que no está segura, la vieja se arrima a la puerta del horno, la nena la empuja y cierra la puerta (ergo, la vieja se quema viva) y los hermanitos huyen llevándose unas monedas de oro. Entre tanto, la madrastra se murió y los Hansel y Gretel vuelven felices junto a su padre, con las monedas de oro y no son más pobres y viven felices para siempre.

El Flautista de Hamelin... todos conocemos la historia: un pueblo idílico se infesta de ratas, aparece el flautista, se las lleva con su melodía a cambio de una paga; el alcalde le dice "oooosoooo!" (?) no le paga lo prometido (en Argentina los políticos no inventaron nada), y el flautista rapta a todos los niños del pueblo como venganza. Chan.

Pedro y el Guisante Mágico tiene un final más feliz: la familia de Pedro es muy pobre (lugar común de estos cuentos), Pedro va al pueblo a conseguir algo qué comer y le dan tres guisantes. La madre le reprocha que con los tres porotos se can a morir de hambre. Pedro planta los porotos, crecen por encima de las nubes. Un día sube a las nubes y se encuentra con la casa del gigante que dice que si lo encuentra le va a moler los huesos y hacerlo su cena. Pedro le roba esto y lo otro y un día el gigante se da cuenta, lo persigue, Pedro baja, corta la planta de guisantes y el gigante se escracha contra el piso y muere. Pedro y flia. viven ricos y felices para siempre.

Etétera... etcétera. Etcétera.

Mi mamá dice que a ella estos cuentos la traumaban mucho de chica. A mí me parecían lo más espectacular del mundo, alimentaban mucho mi imaginación, sobre todo el cuento del guisante mágico. A veces me pregunto si a mi hija la van a traumar o la van a hacer una fantasiosa como la madre. No sé. Como sea, ahora que estoy crecidita encuentro estos cuentos espantosamente HORRIBLES! De haber sabido cuando era chica, me ahorraba el trabajo y me leía la colección completa del Pajarito Remendado. Jaja!

8 guánder pípol séid...:

eMe said...

o.O

acá va otra de mis fantasías infantiles y lindos recuerdos... desmenuzados y hechos trizas por un adulto... :nono:

Gracias, eh. Que bonito lo tuyo!

***

Jajajaja. Mientras más grandes nos ponemos, más olvidamos el niño que fuimos. ^^ Será por eso que ahora vamos viendo las cosas tan diferentes... ;)

Chaito!


Ah!! Te cuento algo... anoche soñé con vos, que tomábamos mate. :O No sé por qué, y no recuerdo bien si eras vos pero se ve que me imaginé tu cara después de la foto que posteaste ayer o antes de ayer... jajaja. y bueh, lo del mate, era obvio que me iba a quedar grabado. ;)

Ahora sí... Adiós!

Guánder Guóman! said...

Decímelo a mí! Cada vez que termino de leerle una de esas historias a mi nena, miro a mi esposo con cara de espanto y le digo "qué historia horrible!" Y bueh...

No creo que sea que olvidamos el niño que fuimos, sino que empezamos a ver las cosas de otra manera, nada más. Cuando era chica la imagen de la madrastra era como la imagen de la bruja. He conocido madrastras que aman a sus hijastros tanto como a los propios! Las madrastras son mujeres de carne y hueso, no brujas con esposo, como en los cuentos! Y bueh, así con otras cosas (como quemar viva a la bruja, ahora no justificaría algo así, pero de chica pensaba que Hansel y Gretel eran grosos, jajaja!). Yo me acuerdo cómo era de chica y cómo veía el mundo. De eso y de quién fui no me olvido. Solamente cambió mi perspectiva (menos mal, si no tendría algún que otro problema).

Soñaste conmigo? Jajaja! El otro día soñé con Layla. No me acuerdo qué, pero era ella con la cara de su avatar en el foro (no sé si será ella la del avatar, que venga a despejar mis dudas, jaja!)

Shaggy said...

La lectura es buena, y si de chica la acostumbrás mejor,,, eso sí, sacale las cosmo que hacen mal (en cambio la playboy, la Hombre, maxim, gabo, etecé no.)

Guánder Guóman! said...

Pfffffff! Jajajaja! En casa la única revista que tenemos es la Reader's Digest (la Selecciones).

Guánder Guóman! said...

PD: La tenemos en el baño. Es nuestra lectura oficial de baño. Nada de andar leyendo envases de shampú ni de crema de afeitar!

Amanda y Desireé said...

No entiendo; te gustan o no te gustan? Son traumatizantes o te hicieron la sana persona traumatizada adulta que sos?

Y... a Bambi le mataban a la mamá =( Disney también es cruel.

Saludos!
Di.

Guánder Guóman! said...

Creo que mi entrada fue clara. De chica me parecían geniales y no me traumaron. Es a mi mamá a quien traumaron. Pero ahora los leo de grande y veo lo traumáticos que pueden ser y me pregunto si van a traumar a mi hija como traumaron a mi mamá, o va a tomar este tipo de cuentos como un disparador para su imaginación como lo hicieron en mi caso.

O.o

Bueh, la verdad creí que había sido clara. Leer dos veces ayuda.

Layla said...

me hiciste acordar a algo más que me sacaba de quicio de hansel y gretel:

Yo jamás volvería a la casa del padre que me abandonó en el bosque.


Te recomiendo (bah, ya los deb´s tener reee leidos...) algunos cuentos de Andersen.

Son esto mismo por 700. Es más, el único libro que tiré en mi vida (tenía 7 años) era una versión para niños de "la reina de las nieves", donde la reina de la snieves si no era pederasta pegaba en el palo. No sé, nunca me animé a la versión "de verdad"